Cualquier ayuda es bien recibida, y ahora más que nunca: despensa solidaria, sistemas de calefacción…, incluso pago de gastos de gasolina al voluntariado. No hemos parado ni un minuto, pero también ha sido un orgullo ayudar a quien ayuda